Un vino “auténtico” nace del encuentro entre el ser humano, sus viñas y el clima: de esta unión adquiere carácter y originalidad.

En el centro de la Riviera Friulana, se encuentra la antigua localidad de Modeano, sede de una villa rústica ya en época romana. A principios de siglo XX, Norberto Marzotto, estudioso de agronomía y viticultura, puso las bases de la viña y de la bodega, creando una hacienda modelo. Gabriele Vialetto y su esposa Emanuela, gestionan la hacienda con pasión, intentando hacer de ella una empresa sólida para sus hijos. La bodega, moderna y climatizada, ocupa la amplia casa de campo que delimita el patio con la casa patronal y la pequeña iglesia dedicada a la Madonna del Rosario. La orografía de la zona, la riqueza de sus tierras y el clima suave por la proximidad del mar hacen de Modeano el lugar ideal para producir vinos llenos de sabor, aromas y color.